Thursday, 9 October 2008

XIII Salón del Manga


¡Hola a todos!

Al teclado Arima Shiro, la HUMILDE jefa de “Life in a Glasscase”. En esta sección voy a exponer cómo nos fue la experiencia fanzinera en el XIII Salón del Manga de Barcelona. Os tenía preparado un texto largo y exhaustivo sobre todas las aventuras y desventuras que pasamos en el Salón, pero había quedado demasiado espeso y complicado de digerir. Es por eso que he decidido cambiar la crónica por un fotorreportaje, que (espero) os resultará más entretenido.

Empecemos, pues.



Esta primera foto muestra lo primero que se veía de nuestro stand. Bueno, lo primero que veía una persona idealista y positiva que siempre lleva la cabeza alta. En la cabecera del stand ponía el nombre de nuestra respetable publicación y la abreviatura F18, que se descifra como “stand de Fanzines número 18”.
Esta foto pasará a la historia. Dentro de unas décadas valdrá millones (como todas las que la siguen).

Lo segundo que se podía ver en nuestro stand (o lo primero, según la persona) era el Matt gigante. Era un muñeco de cartón tamaño natural hecho por moi. Tenía previsto ponerlo en un lado del stand, pero, por seguridad (ya os imagináis la de gente alterada que andaba por allí), acabó colgado en la pared.
Este Matt fue hecho con cartón 100% reciclable y pintado con acrílico mezclado con gouache y mi sangre. En la actualidad, se conserva en un rincón de mi cuarto.


Si el espectador continuaba bajando la vista, ésta acababa topando con el panorama de arriba. Una sencilla mesa blanca de 1m x 0,5m en la que habían expuesta la mercancía. Como plato principal estaba el fanzine (por 2 € la unidad más suplemento de regalo) y como aperitivos teníamos pegatinas (0,25 € cada una) y puntos de libro (0,30 € la pieza).


En esta foto se ve el lado interior, el lado oscuro de nuestro stand. Como es costumbre entre Thiara y yo, lo teníamos tan desordenado como podíamos. Tardábamos aproximadamente 10 minutos para encontrar el cambio y hasta media hora para sacar la cámara de fotos. Para encontrar un tomo de manga se seguía otra regla: o el manga aparecía por casualidad del destino o no aparecía.
Ahora pasamos a la parte más importante de cualquier evento, éste incluido: las personas. El Mikami de la imagen no es otra que Thiara, la jefa en la sombra. Aquí la podemos ver con su Death Note, meditando sobre la existencia y los problemas que ésta presenta. Thiara es, por ahora, la autora más atrevida del fanzine, pues se ha atrevido a dibujar lemon 100% explícito (cosa que le causó más de un quebradero de cabeza).
Este simpático joven no es otro que L, el mejor detective del mundo. Quizás el cosplay de nuestro estimado compañero Jaichi no fue el mejor cosplay de L del mundo, pero le daba un encanto indiscutible. Una prueba de ello es que Jaichi era una de las principales (otra fue el fanzine) atracciones de nuestro stand. Decenas de personas venían a hablarle y a pedirle la dirección de Messenger. A pesar de no haber podido dibujar nada para la revista, nos ayudó vendiendo en el stand los cuatro días que duró el salón. Su apoyo y su optimismo nos salvaron, nos permitieron seguir hasta el final.

Y, para acabar de formar el triángulo de las Bermudas, en el stand estaba yo, Arima Shiro en carne y hueso. Mi cosplay era el de San Light, el dios del Nuevo Mundo Yaoi, pero la mayoría de la gente pareció no entenderlo. Me llamaban spoiler, me amenazaban y hasta me hacían fotografías. Pero de sant@ no me vieron nada.


¡Nos pusimos en marcha! Nuestro día durante el salón se podría describir de esta manera: nos levantábamos, nos vestíamos y arreglábamos, desayunábamos, cogíamos el metro hasta Hospitalet, llegábamos al Salón, preparábamos el stand, nos pasábamos el día haciendo el friki y vendiendo algún que otro fanzine, regresábamos a las Ramblas de Barcelona, cenábamos, leíamos un poco y nos íbamos a dormir.
En esta imagen, aparte de Thiara y de mí, aparece otra de nuestras autoras - Dorianne (en el centro). Es la mayor del staff y es ilustradora profesional. Tenía su propio stand tocando el nuestro, donde vendía sus postales y sus mangas “Susurro de besos” y “La flor del mal”. Fue agradabilísimo tenerla a nuestro lado, sobre todo porque nos apoyamos mutuamente y pasamos horas manteniendo entretenidas charlas.


Otras autoras que vinieron al salón fueron Neko6 (izquierda), Kuroartemis (centro) y Roixa (derecha), que no pudo participar en este número, pero probablemente colaborará en los venideros. No pudieron quedarse en el stand porque tenían su propio negocio que atender: vendían llaveros chibis dibujados por ellas. Fue muy divertido conocerlas en persona. Como regalo nos dejaron dibujitos en la pared de enfrente…


…Como este, con un L adorable >///<>


Pero no. En el Salón tuve un comportamiento ejemplar y traté a L con el máximo respeto. Quizás mi pasividad fuese la causante de que no haya llegado a pasar nada. No hubo escenas fuertes, mas sí hicimos un poco de fanservice con besitos y abrazos ^___^


O quizás no me porté tan castamente como digo. No importa, ¿verdad? Es un tema secundario.
(En realidad este gothic lolito era un admirador de Jaichi, pero lo confundió conmigo. Claro, como nos parecemos TANTO).

Los cuatro días que duró el Salón, toda clase de individuos pasó por nuestro stand. Hubo chicas y chicos, simpáticos, locos, aficionados, antipáticos, extraños… También vino este precioso Shuichi vestido de marinerita, nos compró el fanzine y posó con Thiara. Cuando miréis la foto no os fijéis en el suelo. Y, si os fijáis, pensad que el de mi habitación está peor.


Para que quede corrobado que tuvimos clientes de todas las edades, formas y colores, aquí pongo la foto de chibi Sanji, quien accedió amablemente a posar delante de nuestro stand. En realidad la clienta era la chica que lo acompañaba, pero el hecho es que él estuvo allí. Quizás, cuando crezca un poco, podrá convertirse en lector nuestro.


Siguiendo con el rollo shota-con y sin venir a cuento, tenemos una foto de mi hermano, apresado a plena luz del día por el capitán Jack Sparrow. Mientras la pobre criatura intentaba liberarse, mi padre se encontraba a unos pocos metros, entre el nirvana y un mareo de narices. Para las personas profanas (no otakus) es muy duro pasar en el Salón más de cinco minutos.
P.D. Al final mi hermano escapó de la garras de Jack. Para gran suerte, pues este último no parecía tener intenciones demasiado cristianas.


Si mi hermano fue semisecuestrado por Jack, yo fui acosad@ por mi queridísimo shinigami. Al principio me Ryuk me daba muchísimo frío, pero al cabo de unos minutos me acostumbré y ya no quise dejarle marchar.


Por su parte, Thiara estaba haciendo progresos con Sakuma Ryuichi, el vocalista de Nittle Grasper. Ahora que ha salido la segunda parte de “Gravitation” tenemos grandes esperanzas para con este manga y sopesamos la decisión de incluir algo relacionado en nuestros proyectos venideros.


Esta dulce chica que nos alegró comprándonos el fanzine es una celebridad en nuestro mundillo. Se trata de Akane, mangaka que trabaja para la editorial Medea y que, además, es la autora del popular juego yaoi basado en Death Note, “Poisoned”. Akane es conocida y apreciada por tod@s l@s fans del triángulo MattxMelloxNear.
Muchísimas gracias, Akane ^____^


Hubo un Matt de verdad, claro que sí. Tuvimos que perseguirlo y el pobre se asustó al ver nuestras (mi) caras emocionadas. No le quedó más remedio que posar para nosotras.
Estoy segura que no fuimos las únicas que se alegraron la vista viéndolo.

Por el Salón hubo personajes que promovían el amor, la homosexualidad y la felicidad. Uno de ellos fue Hard Gay, quien encantado posó para nosotras. Este hombre triunfó con su atuendo (mmm… ya sé qué ponerme el año que viene, jujuju).

Y, por descontado, no nos faltaron hombre guapos, que vinieron a alegrar más nuestra ya alegre vida con sus bellas sonrisas. Los que digan que el yaoi es sólo cosa de chicas andan muy, pero que muy equivocados. Tuvimos hombres a tutiplén: guapos, encantadores fieles lectores.

Nos vinieron a visitar amigos y conocidos. Nos todos, pues muchos no se atrevieron (y con razón). Entre los que sí vinieron estuvo Carlos (alias Ranma), nuestro queridísimo compañero pro yaoi, quien hasta se atrevió a comprarnos en fanzine.
La cosa que hay a su derecha soy yo, emocionad@ porque alguien nos quiere.
Carlos nos animó, se quedó con nosotros todo lo que pudo y nos trajo montañas de deliciosa comida japonesa. Evitó que nos muriésemos de hambre y nos dio fe en un mundo mejor. ¡Gracias Carlos!!!

Como hubo Matt, también hubo Near. ¡Y vaya Near! Con un cosplay perfeccionista y metido en su papel como el sucesor de L. A mí me pareció monísimo, aunque, no sé por qué me daban escalofríos… (seguramente porque soy Kira y Near es mi principal enemigo ^___^).
Ahora mantenemos una nutrida correspondencia por e-mail. Es muy probable que el año que viene Near se sume al staff de “Life in a Glasscase”.

Y si hubo Near, no podía faltar Mello. Los disfraces del Salón del Manga son increíbles, fascinantes, sexys, atrevidos. Por dios, ¡¡¡¡es Mellooooo!!!! (no me hagáis caso, soy súper fan de Mello).


Con esta foto pasamos a la sección de fanservice. Mello y Near están extrañamente cerca, abrazados… >////<>

Los dos adorables hermanos Elric compartiendo una fresa de chuchería. Vinieron unas cuantas veces a vernos e hicimos muy buenas migas. Pudimos hablar de todas esas cosas prohibidas y censuradas que tanto nos gustan.
Acabamos intercambiando parejas: Mikami con Ed, Light con Aru.

Para los que se escandalizaron con la página central de “Life in a Glasscase” subo esta fotito repleta de amor y ternura. Si os fijáis en la mano de Light veréis que él y Ryuk no sólo se quieren, sino que ya tienen compromiso oficial.
Esperamos que les vaya muy bien y que tengan muchos shinigamitos.


Otra parejita con quienes hablamos mucho de yaoi fueron Axel y Roxas. Lo mejor de sus cosplays (aparte de que Roxas era adorable y, según mis cálculos, no medía mucho más de metro cincuenta) era que su pelo era natural, nada de pelucas (ahhh, decídmelo a mí, que estoy medio rapada).
Nos honraron con esta escena yaoi y muestras de cariño en público. Nos quitamos el sombrero ante el buen fanservice que hubo en el Salón.


Nuestra aventura en el Salón fue una experiencia única, rica en contrastes y vivencias, colorida y emocionante. No todos los momentos fueron buenos, a temporadas nos aburríamos, a temporadas moríamos de sed, de hambre y de calor. A temporadas nos entraban ansias asesinas e intentábamos apaciguarlas con los aficionados a Naruto que había cerca. Lo cierto es que se lo tenían merecido. Quizás el único punto que nos hizo desagradable el Salón fue la proximidad del stand de Raruto.
Mas esas nimiedades no importan. Nos lo pasamos muy bien.
Y el año que viene volveremos a repetir. Para reencontrarnos con todos los amigos. Para hacer amigos nuevos. Para pasarlo de p*** madre. Para expandir nuestro arte. Para promocionar el yaoi como género del manga.
Por todo esto, “Life in a Glasscase” continuará.

¡Gracias por vuestro apoyo!

¡Hasta el año que viene!

1 comment:

arual said...

kyyaaaaaa kuando fuiste al salo yo fui ayer y no vi nigun coslplay yaoi...
solo a L jaja
estuvo genial mencanta tu blog
a k guay a mi me hubiera encantado encotrar a shu-chan y kumaguro jaja
a x cierto nse k decirte dices k k podemos esperar de gravitation ex yo diria k no mucho pues la autora ha dejado el manga a medias no publica nuevos capis desde hace bastante aaaa me mata
weno bye
PD: Viva el yaoi jaja
matta ne